¿Sabías que…? (XIV)

– Se fabricó un ejemplar único de Mustang para Henry Ford II, tras la primera victoria de Ford en las 24 horas de Le Mans de 1966 y que lo condujo personalmente en la vuelta de honor de la edición del año siguiente en el que los Ford GT 40 hicieron triplete.

El coche fue realizado en la división Lincoln, la que se encargaba de los vehículos de gama alta dentro de Ford y se hizo como ejemplar exclusivo y único, a imagen y semejanza del propietario al que iba destinado. Se trata de un convertible 66 con motorización High Performance, caja manual de 4 velocidades y acabado GT. El coche presentaba la casi totalidad de opciones de lujo posibles en la época: tapicería completa de cuero habano en asientos específicos con reposacabezas incorporado, tapizado único de puertas y volante forrado también en cuero, interior 66 con adición de relojes de temperatura de aceite y cuentavueltas sobre el salpicadero, radio AM-FM con cassette de ocho pistas, consola central específica que incorpora reloj horario, cinturones delanteros y traseros, espejos retrovisores exteriores tipo billet (racing mirrors), lámpara de lectura de planos y por supuesto las siglas HF II (Henri Ford II) que están por casi todas partes. Después de la carrera el coche se quedó en Francia y un socio del Mustang Club de France es su propietario y lleva disfrutándolo muchos años.

– En la calle Ramón Ortiz de Zárate de Vitoria (Álava), la comunidad contrató a un artista del grafitti para que le hiciera un motivo automovilístico y éste finalmente fue el Mustang 68 de Steve Mc Queen en Bullit, reconocible fácilmente por la mítica placa de matrícula JJZ 109.

– Un particular llamado Jonathan Brand tuvo años atrás un Mustang 69 hardtop con techo de vinilo. Dejó de ser el propietario del vehículo, pero debió quedarse tan dentro de él, que durante dos años, se ha dedicado a dibujar todas y cada una de las piezas de ese modelo hasta en sus más mínimos detalles, pero ¡en papel! a modo de recortable a tamaño natural, haciendo posteriormente el montaje que puede apreciarse en las imágenes. Sin duda una obra de arte y de paciencia con un resultado sobresaliente.

Más información en su webhttp://www.jonathanbrand.com/images/projects/car/body/pages/body_01.htm

– En 1971 Ford utilizó por primera vez la denominación “capot Nasa” de modo poco acertado. Las tomas de aire de los capots con su peculiar diseño aeronáutico, eran conocidas como “ tomas Naca” en el mundillo de la aeronáutica (National Advisory Committee for Aeronautics), organismo supervisado a finales de los años 50 por la Naca (National Aeronautics and Space Administration). Aparentemente los responsables de la casa Ford consideraron que el público aceptaría mejor por su modernidad y connotaciones de futuro el término Nasa en vez del término Naca, de ahí la elección del primero.

Mustang Mach 1 1971

– Como consecuencia de la crisis del petróleo de 1973, Ford sólo ofreció en el Mustang II de 1974 (primer año de producción de esta serie), motores de 4 y 6 cilindros, siendo ese año 1974, el único en toda la historia del Mustang, en el que no ha habido motores de 8 cilindros.

– El Mustang de 3ª generación (el conocido como Fox por la denominación de su chasis) fue el primer Mustang en adoptar una suspensión delantera tipo McPherson, en presentar en su gama de motores también por primera vez un Turbo de cuatro cilindros y que fue el segundo Mustang que fue Official Pace Car en las 500 millas de Indianápolis en 1979.

Mustang 79 Pace Car

– Sin la fidelidad a toda prueba de sus admiradores, el Mustang, tal como lo conocemos, habría desaparecido a finales de los años 80.

A lo largo de 1982 Ford fue planificando el reemplazamiento del modelo sobre chasis Fox que apenas llevaba tres años en producción. El nuevo proyecto se denominó internamente “SN8“ y el concepto del nuevo coche contemplaba un tracción delantera, más económico que deportivo y situado en cuanto a gama, un peldaño por debajo del Mustang. Para el desarrollo de la tracción delantera, Ford puso sus ojos en Mazda, socio en Japón y una vez firmado un acuerdo, el proyecto del nuevo coche pasó a denominarse “ST 16”. Una vez puesto a punto un prototipo rodante en 1985, se filtró sin querer la información de que un coche japonés iba a reemplazar al viejo Fox en 1988 o 1989 y tanto los clientes fidelizados de Ford a los que se mostró en privado el modelo, como los fans del Mustang se rebelaron haciendo que definitivamente se creara un modelo llamado Probe que apareció en la gama Ford en 1989. Todo eso originó que se siguiera trabajando sobre el viejo chasis Fox, sobre el que se introdujeron mejoras y nuevas variaciones en las carrocerías hasta la aparición de la cuarta generación en 1994.

Ford Probe 1989

– Cuando aparece el nuevo Mustang de 1994, por primera vez el coche lleva frenos de disco en las cuatro ruedas y se ofrece un motor V6 en el modelo más básico, teniendo el honor de cerrar prácticamente la producción de la cuarta generación en 2004 con el modelo 300 millones de toda la producción de Ford en toda su historia. Se trataba de cabrio GT “40 Aniversario” que salió de la cadena de producción de Dearborn el 18 de noviembre de 2003.

Mustang cabrio GT 40 Aniversario

– El primer Cobra (sobre base Mustang) de la historia apareció en 1993 y sólo podía comprarse en carrocería coupé. Es el primer Mustang que lleva llantas de 17 pulgadas y neumáticos direccionales y todos los Cobra fueron equipados con transmisión manual como única opción posible.

Mustang Cobra 94 Pace Car

 

El Cobra cabrio se ofrece en la gama de 1994 y precisamente una unidad fue el tercer Mustang en oficiar de Pace Car en las 500 millas de Indianápolis de ese año.

– Shelby American tras el desarrollo del GT 350 del 65, utilizó un ejemplar de chasis 5 S319 para probar en él una serie de modificaciones y propuestas de cara al modelo del 66.

Así por ejemplo, sin existir inicialmente variaciones en el interior (se mantiene en este coche la capilla central con el cuentavueltas y el reloj de presión de aceite), aparecen las ventanillas traseras de plexiglás por primera vez, eliminando los silent flows (extractores de aire interior) el rasgo distintivo de la carrocería fastback 65/66 que aportan más luminosidad y visibilidad trasera al habitáculo. La palanca de cambios es Hurst y el equipo de radio original Ford incorpora cassette para cintas de 8 pistas, un adelanto en la época más propio de modelo de media/ alta gama. Sólo hay dos asientos y el foll- dawn (asiento trasero de los fastback) sigue siendo opcional, no de serie. Dotado de las llantas Shelby de aleación de cinco brazos opcionales de 1965, mientras mecánicamente no recibe modificación alguna, su carrocería luce una espléndida “cola de pato” incorporada en el capot trasero y los extremos posteriores de la carrocería, creando un spoiler integrado, muy en la línea del que se añadió tras las primeras pruebas en la carrocería del Shelby Cobra Daytona para proporcionar estabilidad lineal a altas velocidades. Esta trasera tan vistosa y tan característica a partir de 1967 y hasta los modelos de 1970 en los Shelby, finalmente se desechó y en el modelo 66 no pasó a la serie. Hoy se puede adquirir a través de firmas independientes que recuperaron los moldes de aquella propuesta y lo ofrecen incluso para las carrocerías hardtop y convertible 65/66.

Video del modelo en :