¿Sabías que…? (XVIII)

-La producción en cadena del nuevo Mustang 2015 ha comenzado “oficialmente” el día 28 de agosto de 2014 en la fábrica de Flat Rock (Michigan). El nuevo Mustang se exportará a unos 120 mercados, aunque primero se servirá el de Estados Unidos. Las primeras unidades europeas llegarán el primer trimestre de este año 2015, siempre que no superen las previsiones de la demanda interior americana.

Es un hito importante el hecho de que el Mustang se fabricará por primera vez con el volante a la derecha, para atender la demanda de unos 25 mercados con sentido opuesto de circulación, como Reino Unido, Sudáfrica, Australia o Japón y además y por primera vez también, el coche está diseñado para cumplir los estándares de emisiones y seguridad en distintas partes del mundo.

Mustang 2015 foto Ford 1

-Ford ha presentado en el SEMA de Las Vegas, el Mustang Shelby GT 350, después de endulzar los labios previamente con un teaser muy escueto días antes. Se recupera la denominación de la primera versión deportiva de los Mustang del año 1965 y para que queden claras las intenciones el coche lleva el motor atmosférico de producción más potente que ha producido Ford en toda su historia.

Monta un nuevo V8 de 5.2 litros y cigüeñal plano, con una potencia que sobrepasa los 500 CV. y un par máximo de 542 Nm, transmitiendo la potencia a la ruedas a través de una caja de cambios manual de seis velocidades con diferencial autoblocante Torsen.

La carrocería resulta la más resistente de la historia de la marca, con una rigidez torsional un 28% superior a la del anterior modelo. Se ha montado una barra de refuerzo de fibra de carbono entre las torretas de la suspensión delantera y se ha reducido la altura de la suspensión en comparación con el Mustang GT.

La carrocería del Shelby GT350 cambia respecto a la del Mustang GT y así el capó delantero es de aluminio, varían los elementos aerodinámicos delanteros como el splitter frontal y traseros, la calandra, el difusor posterior, el alerón, todo ello para aumentar la carga aerodinámica y la refrigeración adecuada contando con las salidas de aire de las aletas, que evacuan el aire de los pasos de rueda y lo dirigen hacia los laterales del coche.

Las llantas de aleación de aluminio son de 19 pulgadas con frenos de discos ventilados de acero de 394 milímetros delante y de 380 milímetros detrás y pinzas Brembo de seis y cuatro pistones, respectivamente. El GT350 ofrece también cinco modos de conducción que varían el ABS, los controles de estabilidad y tracción, la asistencia de la dirección, la respuesta del acelerador, los ajustes del sistema de escape y finalmente la suspensión adaptativa MagneRide con amortiguadores llenos de un fluido hidráulico impregnado con partículas de hierro que mediante una corriente eléctrica permiten un ajuste casi instantáneo del rendimiento de la suspensión que se realiza de forma automática. Con miles de sensores de movimiento se pueden realizar cambios cada 10 milisegundos para un rendimiento óptimo de conducción.

Se habla de un precio en USA de 52.995 $ (44.163 Euros)

-Estaba claro que Ford además de con su nuevo Mustang 2015 quería que nadie le robara el protagonismo en el SEMA de Los Ángeles y por ello a través de Ford Racing presentó el nuevo Mustang King Cobra 2015. A diferencia de otros modelos, en esta ocasión no se trata de una edición limitada ni tampoco de un modelo de producción en serie, sino que es un paquete de mejoras que se ofrecerá a través del catálogo de accesorios de Ford Racing, para que cualquiera que tenga un Mustang GT 2015 con motor V8 pueda comprarlo y combinando los distintos componentes de la manera que desee pueda crear su coche a su gusto.

Hay tres opciones o paquetes: el “Drag Pack”, el ”Handling Pack” y el “Super Pack”. Este último hace que el motor pase de entregar 440 CV a más de 600 caballos de potencia máxima, gracias a un compresor volumétrico de 2,3 litros de capacidad, entre otros detalles, como un sistema de ventilación y refrigeración específicos, inyectores de combustible de alto flujo y centralita modificada. Con ese poderío se puede hacer el cuarto de milla (400,5 metros) en menos de 11 segundos, partiendo de parado.

La pintura tan especial y de estética cuando menos cuestionable, no estará en opción.

-Se ha producido un hecho inédito en USA: Por primera vez se ha declarado “Monumento Histórico” a un coche, en concreto esa distinción le ha correspondido al primer Cobra Daytona coupé CSX 2287, único de los seis ejemplares producidos que fue construido en Venice, en la factoría Shelby.

En enero de 2014 la asociación HVA (Historic Vehicle Association procedió a hacer público esa clasificación y su inscripción en el US Heritage Documentation Standars.

Se le vio por primera vez en Daytona (de ahí su nombre) y esa unidad empezó a correr en muchas competiciones. Bob Bondurant la daño ligeramente en Watkins Glen en el año 1967 y posteriormente tuvo una historia muy rocambolesca con distintos propietarios, una sociedad de slot-cars, un productor de discos, estuvo cerrado en un contenedor en California siendo propiedad de Kurt Goss, hippy que vivía casi en la miseria para posteriormente y después de pasar por el Shelby Museum comprado por Steve Volk, presidente del mismo y previo pago de 3.750.000 $, es vendido unos meses más tarde por 5.000.000 $ a un neurocirujano Frederick Simeone, al tiempo que distintas personas reivindican después ese Cobra como de su propiedad, estableciendo finalmente los tribunales que el propietario legal de ese modelo único era Simeone a quién la noticia de esta clasificación como “Monumento Histórico” de su Cobra, le hizo muy feliz, pensando que tiene un vehículo cuyo valor (astronómico sin duda), sólo se sabrá cuando si alguna vez se saca a subasta.

Más información http://www.simeonemuseum.org/.

-Hablando de Cobras, la empresa Shelby American Inc. Cumple 50 años y pone a la venta a partir del 13 de enero de este año una serie especial del Cobra 427 50º Anniversary Edition limitada a sólo 50 unidades numeradas en su propio chasis a modo de autentificación del modelo, llevando también una placa en su interior con el mismo número, junto a distintivos especiales en toda la carrocería.

Podrá elegirse entre carrocería de aluminio, como era originalmente la versión de competición y acabado en aluminio pulido/cromado (franjas opcionales) o en color azul con franjas blancas y carrocería de fibra de vidrio, sólo en azul y blanco.

Cuenta con nuevos refuerzos estructurales, así como amortiguadores regulables y tapicería de cuero. Salvo los detalles exigidos por la normativa la configuración es idéntica a la original lo que incluye los escapes a ambos lados de la carrocería.

La versión con carrocería en fibra de vidrio tiene un precio base de 117.995 dólares (98.330 euros) , mientras que si se prefiere la de aluminio el precio sube hasta 179.995 dólares (149.000 euros). Como detalle importante señalar que hay que reservar unos miles de dólares más para comprar el motor y la transmisión, ya que no están contemplados en el precio base del coche.

-Ha existido un Ford Capri Boss 302. El Capri V8 surgió en 1974 como encargo a Ford GB de un nuevo coche de gerencia. A partir de un MK II de serie con motor V6 con caja automática y gracias a Stamos Fafalios, un entusiasta del automóvil que conocía las preparaciones de Race Proved Performance, empresa dirigida por Jeff Uren que ofrecía versiones especiales sobre base Ford con diferentes denominaciones que suponían motorizaciones distintas.

Fafalios le pidió a Race Proved un Capri diferente y con carrocería de color blanco. La versión Stampede que ofrecía Uren llevaba motor V8 (Boss 302 de Mustang), caja de 4 velocidades Ford Toploader , amortiguadores Girling, 4 frenos de disco delante y detrás con pinzas de 4 pistones y neumáticos Goodyear en vez de Dunlop. El motor era un genuino Boss 1970 Código G pintado originalmente en azul, con relación de compresión 11 a 1 y entre 320-350 CV de potencia. El interior tenía el acabado Ghia de serie que se mantuvo inalterado a excepción de la palanca de cambios.

Fafalios recurrió a la empresa Mech Spray que hacía pinturas personalizadas y que había ganado distintos premios, para que le diseñaran una pintura con unos especiales acabados con los que se mantiene el coche a día de hoy.

En la última subasta en la que se ofreció el que posiblemente sea el único ejemplar que quede actualmente de los ocho producidos en su día, su precio base era de 34.000 libras esterlinas (43.000 euros).