Saltar al contenido
Portada » Reportajes » Bud Ekins. Lo que hay detrás de un gran hombre

Bud Ekins. Lo que hay detrás de un gran hombre

La siempre sabia cultura popular suele hacer referencia al hecho de la presencia de una gran mujer, detrás de todo gran hombre, aunque existen ocasiones en las que detrás de un gran hombre, existe otro más grande si cabe. Un hombre, amigo fiel que consigue que el primero alcance éxito, poder o ambas, sin importarle su sacrificio o el reconocimiento de su labor. En el mundo del cine, nido de serpientes, donde las “amistades son siempre peligrosas”, no es fácil encontrarnos con casos como los que hacíamos referencia anteriormente.

Una de estas parejas la formaron en su día Steve McQueen y Bud Ekins, del primero pocas cosas más se pueden decir, pero del segundo es de justicia el que se digan y se sepan algunas. Bud fue el conductor del Mustang fastback 68 que perseguido por un Dodge Charger por las calles de San Francisco no hizo saltar de nuestras butacas en el film de culto “Bullit”. Si todos vimos a Steve McQueen al volante de ese Mustang, vimos lo que los productores quisieron que viéramos, pues Steve conducía en los tramos donde la cámara recogía su cara y donde no se necesitaba una especial pericia conduciendo aunque él la tenía y estuvo ensayando muchas veces escenas que luego no hizo, pero era Bud el que realmente hacia bailar el coche.¿por que? Steve era un magnífico piloto pero las aseguradoras de los estudios no querían arriesgarse a que tuviera un accidente.

The Great Escape: El famos salto de McQuenn en “La Gran Evasión”

The Great Escape: El famos salto de McQuenn en “La Gran Evasión”

Bud no solo conducía coches, realmente lo suyo eran las motos, y prueba de ello fue el espectacular salto que protagonizó a lomos de una Triumph, que quería aparentar ser una BMW resultando ser en la práctica una Triumph «tuneada» de manera que pareciera la moto alemana, en la última escena de la película “La Gran Evasión” en la que el capitán Virgil Hilts salta por encima de una alambrada de 12 pies de alto entre Alemania y Suiza, el salto de 65 pies de largo fue una sugerencia del propio McQueen quien quería que su personaje tuviera un poco más de relevancia en consonancia con la de los personajes protagonizados por James Gardner, Richard Attenborough y Donald Pleasence: Cuentan las malas lenguas dicen que Steve intentó realizar el salto pero no lo logró, mientras otros dicen que el estudio no quería un actor con una pierna rota el día del estreno, por lo que se vio obligado a llamar a su amigo Bud para realizar el salto, el cual lo realizó en una sola toma y le reportó unos ingresos de 1000 dólares de la época.

La vida de Bud puede considerarse en si misma como el argumento de una película de aventuras, nació en el valle de San Fernando (California), en un vecindario no del todo recomendable en 1930 en el seno de una familia de clase trabajadora, su adolescencia , entre coches no siempre suyos, le llevaron a un reformatorio por un periodo breve de tiempo, a la salida del cual, comenzó a soldar modificando coches en el taller de su padre .En 1948 compró su primera motocicleta,¿el precio?,10 dólares, ¿la trampa?, la motocicleta no funcionaba. La motocicleta, una Harley Davidson de 1934 levaba tiempo estorbando en el taller donde trabajaban y el tío de Bud se la vendió con la condición de que la hiciera funcionar y funcionó, con ella iba todos los días a trabajar a Pico Boulevard concretamente a Pico Motors, concesionario de Machless, el camino por el lecho del rio de Los Angeles y los colinas de Hollywood se convirtió en su circuito de entrenamiento, así fue como comenzó a competir en carreras de aficionados.

Bud Ekins con uno de sus numerosos trofeos

Bud Ekins con uno de sus numerosos trofeos

Viendo los progresos de Bud, Frank Cooper, su jefe por entonces, le dió una Matchless en 1951, Bud cogió la moto y se inscribió en la carrera que se celebraba en las colinas de Calabasas, era la primera vez que corría con esa motocicleta y ganó la carrera. Tras un año compitiendo Bud estaba preparado para dar el salto al circuito profesional, Europa era su objetivo, las victorias en las carreras le aportan 10 veces mas beneficios que los que le aportaban en California. Con el dinero y la experiencia conseguida volvió a casa y continuó compitiendo, cambió la Matchless por una Triumph y montó un concesionario de Triumph ofrecido por Johnson Motors. El dúo Bud/Triumph se convirtió en sinónimo de victoria. Bud se ganó el apodo de “zorro del desierto” porque sus participaciones se contaban por victorias, Johnson Motors vio así recompensada con la publicidad generada porlas victorias, su apuesta por Bud.

En 1959, por el concesionario de Triumph apareció un joven actor llamado Steve Mcqueen quien por aquel entonces protagonizaba una serie televisiva de cowboys, aquel encuentro propició que la vida de ambos discurriera de forma paralela.

McQueen & Bud Ekins: Equipo de USA 1964.Bud Ekins está tras Steve

McQueen & Bud Ekins: Equipo de USA 1964.Bud Ekins está tras Steve

En 1963 Steve se encontraba grabando “La Gran Evasión” y Bud estaba representando a Estados Unidos en las olimpiadas de las carreras de motos en Checoslovaquia, donde ganó una segunda medalla de oro a lomos de una Triumph TR6, Steve consiguió convencer a Bud de que formaran un equipo en representación de Estados Unidos para la competición que se celebraría al año siguiente en Alemania del Este y así fue como Steve Mcqueen, Bud Ekins, Dave Ekins y Cliff Coleman volvieron con dos medallas de oro ganadas por Dave y Cliff. En los últimos años Bud y Steve ayudaron a publicitar el rally Baja 1000, una carrera desde Tijuana hasta Baja California en Méjico, conduciendo un buggie llamado Das Boot.

McQueen introdujo a Ekins en el mundo del cine donde llegó a rodar alrededor de treinta películas, no apareciendo en los créditos de algunas de ellas para no restar «hombría» a los protagonistas de las mismas y Ekins lo hizo en el mundo de las carreras y las motos.

En su retiro, Bud se dedico a la restauración y colección de motocicletas clásicas llegando a poseer alrededor de ciento cincuenta, presumiendo de que todas ellas funcionaban perfectamente.

Bud Ekins nació el 11 de Mayo de 1930 y falleció el 6 de octubre de 2007.

por Antonio Laso